La Semana Ya

Vil metal

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page
foto Archivo

foto Archivo

Son las 17.00 hs del sábado 1ro de Junio, y una vez más comienza la osadía en busca de efectivo.

No es casual, tampoco es la primera vez. Ninguno de los dos cajeros en Cardales tiene la solución a mi problema. Me quedo unos minutos fuera del banco, pensando mi próximo movimiento mientras veo un flujo constante de gente que ingresa al habitáculo sonriente en busca de liquidez, y salen convertidos en ogros refunfuñando y proliferando barbaridades frente a la misma situación que me aquejaba. En los cajeros no hay plata.

Es el primer día del mes, primer día del fin de semana y pasado el mediodía, el dinero se esfuma de las maquinas así como también el humor de quienes acuden a llenar sus billeteras.

La falta de solvencia de los cajeros responde a un problema que venimos arrastrando desde hace tiempo y que presenta un metamensaje a descifrar.

Está claro que teniendo en cuenta los limites disponibles así como también la cantidad de usuarios, la previsión de esta problemática debería estar bajo control tratándose de una tema que establecido en el partido en general, por lo cual, han llegado a nuestros oídos innumerables quejas en lo últimos años.

Por otra parte, parece ser que las áreas reguladoras del servicio hacen caso omiso al asunto que, con algo de mala suerte, puede ser desencadenante de problemas mayores, ya que al no contar con la posibilidad de retirar dinero durante el fin de semana, ante una necesidad extrema, debería trasladarse a otra ciudad para realizar la operación, complicando aún más el desenlace de la cuestión.

En la misma línea, parece no considerarse que cada 10 comercios consultados, solo 4 cuenten con la posibilidad de débito automático, lo cual elimina parcialmente y de manera mínima la necesidad del efectivo. Si bien este es un asunto particular de cada comerciante que atañe la calidad de su servicio, la falta de dinero disponible denota cierta falencia en la gestión municipal para solucionar problemas cotidianos como es el manejo de la plata en el fin de semana.

Además, no debe olvidarse que durante el sábado y el domingo, hordas de visitantes temporarios provenientes de countries y barrios privados invaden las calles y los comercios a fin de realizar sus compras haciendo uso de los cajeros locales.

Es por lo expuesto, la necesidad de intervención de autoridades competentes que aseguren un servicio acorde al caudal de personas creciente con el pasar del tiempo, garantizando también el funcionamiento de cajeros, en muchos casos, fuera de servicio.

Me pierdo contemplando mi billetera, desde donde Sarmiento me mira con desdén, se ríe de mí, de mi infortunio. Con las manos en los bolsillos empiezo a caminar en un recorrido inverso al que traje, mientras me alejo veo decenas de ilusos que acuden al banco con un fin tan común como particular. De nuevo el proceso se repite, y mi perversidad, aunque no sea lo correcto, logra robarme una mueca de sonrisa.

Por Diogenes

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

Noticias que llegan, información que queda

4 Responses to Vil metal

  1. Martin junio 2, 2013 at 9:10 am

    No deja de llamar la atención el comentario en términos despectivos que califica de “hordas” a quienes se acercan al pueblo de Los Cardales los fines de semana.
    No menos preocupante es el sectarismo que se desprende al pretender la categorización de habitantes de “Countries y Barrios Cerrados”.
    Parece que quien escribe se encuentra anclado en el tiempo pretérito de la división y el enfrentamiento.
    El desarrollo de Los Cardales no se merece estos comentarios, que expresan resentimiento y sectarismo.
    Más positivo, resultaría gestionar ante el Banco involucrado ( en definitiva una institución que desarrolla su actividad en un ámbito regulado) para que dispense un mejor servicio.
    Mejor que decir es hacer, para cambiar un paradigma en el que algunos sólo saben pedir por el sólo heho de existir.

  2. Martín junio 2, 2013 at 1:14 pm

    Veo con desagrado que el moderador es poco “democrático” y censura aquellos comentarios que no resultan afines a su ideología.

    Reitero el mío del día de la fecha en el que señalé la falta de tolerancia y la mirada sectaria de quien escribe el artículo referenciando a las “hordas” que desde los Countries y Barrios Privados “invaden” Los Cardales los fines de semana.
    Basta de division , enfrentamiento y miradas retrogadas.

    Señor editor, nuevamente le digo, mejor que decir es hacer, y por el bien de Los Cardales, lejos de exigir por el sólo hecho de existir, gestionar, que resulta una mejor consigna para que las cosas sean posibles.

  3. Susana junio 2, 2013 at 9:59 pm

    No será la ODISEA de conseguir efectivo en vez de la OSADÍA?

  4. merceditas alvarez junio 3, 2013 at 8:21 am

    Los Cardales ha crecido mucho y con ello la necesidad de tener más servicios de todo tipo. ¿Cual es el motivo por el cual no abren
    sucursal de algun banco privado, por ej. del Banco Santander?
    Seria una solución favorable para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>