La Semana Ya

Rincones de nuestro pueblo

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page


[Nuestra Gente]
Hoy nuestro rincón es la estancia «Los Viejos Ombúes». Una hermosa estancia ubicada en Capilla del Señor. Que tiene para ofrecer descanso y tranquilidad a los visitantes que se quieran hospedar por el fin de semana o tan sólo pasar un agradable día de campo. Por Eliana Canán.

En esta edición estrenamos una nueva sección llamada «Turismo y Gastronomía Regional». El espacio estará dirigido a dar a conocer la oferta turística y gastronómica de Exaltación de la Cruz y sus alrededores; rincones de nuestro pueblo que tenemos muy cerca y que muchos desconocen.
Cada semana iremos descubriendo distintos lugares, donde sus propietarios se encargarán de contarnos qué tienen para ofrecernos.
Para inaugurar la sección haremos una escapada a un lugar de paz y tranquilidad. Si buscás el descanso y el buen servicio este es el sitio perfecto para vos. Conoceremos un poco más sobre la estancia «Los Viejos Ombúes,» ubicada en Capilla del Señor, a tan sólo un kilómetro del casco urbano, por Ruta 193, a la que ingresamos por un callejón rodeado de árboles y vegetación de todo tipo. Laura, su propietaria, nos recibe y nos cuenta todos los detalles de la estancia.
¿Cómo llegaste a este lugar?
Yo era clienta habitual de este lugar hace más de veinte años; venía con mi esposo y mis hijos muy chiquitos en ese entonces. Como venía todas las semanas, me hice muy amiga del dueño; él hace unos años empezó a tener problemas de salud y me ofreció que me hiciera cargo de este lugar. Por supuesto le dije que sí enseguida, era mi sueño tener algún día algo así… Un poco tarde, pero los sueños se cumplen.
¿Cuáles eran tus expectativas?
No vine con las expectativas de ganar dinero, lo que más me interesaba era dar trabajo a la gente de Capilla del Señor, un pueblo que trabaja con el campo cuidando caballos, por ejemplo, pero que no tiene mucho para hacer; está bastante alejado de las industrias y no tiene countries cercanos como otros lugares para emplear a la gente del pueblo.
¿Trabajabas en ese entonces en la industria turística?
Si, en Estados Unidos trabajé en un hotel y más tarde en Capital Federal, en Palermo Soho y Palermo Hollywood, trabajé en unos restaurantes. Fue así que llegué hasta este hermoso lugar. Era lo que quería para tener una vida más tranquila.
¿Qué te llamó la atención de Capilla de Señor para quedarte acá?
Yo creo que cada pueblo tiene su encanto y a mí me encanta este (risas). Primero es la gente, la amabilidad que tiene, cómo se toman el tiempo para escucharte. No sé, uno que está acostumbrado a vivir en Buenos Aires y viene acá se queda sorprendido.
¿Qué cosas creés que le faltan a Capilla del Señor y qué le agregarías?
Le faltan muchas cosas, es un pueblo que se quedó en el 1800; parece que lo único que hay es la Iglesia, la plaza y el Museo del Periodismo. La gente que viene acá siempre me pregunta dónde comprar un souvenir o un recuerdo del lugar y no sé dónde mandarlos, porque no hay y si hay seguramente estará cerrado. ¿Y que le agregaría? Yo armaría una gran feria artesanal en la plaza de la estación de tren, que es gigante y muy pintoresca, todos los fines de semana; se llenaría de gente y sería una muy buena oportunidad para su gente y para atraer al turismo.
¿Qué objetivos a largo plazo tenés para la estancia?
Seguir mejorando, buscando dar más confort al visitante. Concretamente tenemos pensado inaugurar un spa dentro de unos años, cuando contemos con el gas natural.
¿A qué mercado está dirigido «Los Viejos Ombués»?
La mayoría viene de Buenos Aires, muchas familias, parejas y gente grande. También cuando se hacen jornadas laborales recibimos muchos ejecutivos.
¿Vienen extranjeros?
Turismo internacional no tenemos mucho, sólo el año pasado llegó un tren turístico con un contingente de alemanes. Esto es un espacio más para desestresarse y descansar, no hacemos shows folklóricos ni destrezas criollas, que es lo que más buscan.
¿Qué actividades ofrecen?
Tenemos muchas recreaciones, como cabalgatas guiadas dentro y fuera de la estancia, disponemos de una escuela de equitación para principiantes e iniciados con pista de arena para hacer prácticas de salto; también tenemos canchas de tenis y vóley, y para los que tengan ganas de pasear en bicicleta, también hay para ellos.
¿Cuál es la oferta gastronómica?
Tenemos de todo para ofrecerles y todo casero, hecho acá en la estancia: desde panes, dulce de leche, mermeladas, pastelitos, tortas y el auténtico asado, que no puede faltar.
¿Qué es lo que más atrae a los visitantes de los «Viejos Ombúes»?
La atención, el ser atendidos por sus propios dueños suma y mucho, acá atiende la familia. La gente nos envía mails destacando la hospitalidad recibida.
¿Algo para agregar?
Invito a toda la gente de Exaltación de la Cruz a que venga a conocernos, que venga a ver el lugar, porque sólo me llega gente de Capital y sus alrededores, y es un muy lindo lugar como para que se lo pierdan.

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

Noticias que llegan, información que queda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>