La Semana Ya

Revista Play Cardales: Amadeo Goñi, presente

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

Por Juan Carlos Alvarez Asenjo

Se fue en un agosto para no volver, pero sigue estando aquí, porque la memoria es la prolongación de la vida de los que partieron. Amadeo Goñi está presente en este pueblo que lo vio nacer y que lo despidió en 1996. Vasco por los cuatro costados –porque los vascos lo son allá donde sangre vasca los haya parido–, hijo de Pedro José, que llegó desde Guipúzcoa en 1909, y Justina Errazu, nacida en Los Cardales y poco más que una adolescente cuando se conocieron en el viejo almacén de ramos generales de los Errazu, de San Martín y Moreno. Se casaron en 1918 y un año después nació Raúl, a quien sucederían Inés, Amadeo –que vio la luz el 27 de diciembre de 1923–, Beatriz, Oscar y Lidia.
Después de cursar hasta 4º grado en la Escuela Nº 11, Amadeo concluyó sus estudios primarios en la Nº 1 de Capilla del Señor, tal como era habitual en aquellos años. Siguió los pasos de su padre a la hora de empezar a trabajar, aún niño: transportista. Después, reparando una y otra vez la antigua “chata” con la que se ganaban la vida, terminó “graduándose” como experto mecánico e instalando su primer taller en Roca y Bolívar.
Afable, andariego, conversador incansable y simpático tozudo, supo granjearse la amistad de cuantos le trataban en aquel Cardales en que todos se conocían. Por su indiscutible capacidad de trabajo, como también por su bonhomía, “El Negro” –que así lo apodaban–, se convirtió en referente indispensable de una comunidad ya en sostenido crecimiento. Esa condición determinó su incorporación al Rotary Club de Capilla, ámbito en el que desarrollaría su fecunda vocación de servicio.
Fundador del club rotario de Los Cardales en 1974, constituyó su sede en el que fuera su taller, ya que éste lo había trasladado al local de la calle San Martín que actualmente ocupa el Banco de la Provincia, contiguo a la estación de servicio, también propiedad familiar, atendida originalmente por su hermana Inés, con la asistencia de otro hermano, Raúl.
En 1979 logró concretar un proyecto en el que junto a él había venido trabajando un caracterizado grupo de vecinos: COPESEL, la emblemática cooperativa cardalense cuyo consejo de administración encabezó durante años.
De manera casi inevitable, Amadeo terminaría integrándose al quehacer político, aunque sin renunciar nunca a su labor como rotario. De ideas afines a las del líder conservador Agustín Petrucelli, es durante el gobierno municipal de Luis María Migliaro y siendo Delegado en Los Cardales Marcos Castro, que entra a formar parte del “Consejo de la Comunidad”, una suerte de sucedáneo de Concejo Deliberante local durante la época del denominado Proceso de Reorganización Nacional.
Reinstaurada la democracia y habiéndose constituido Defensa Comunal como partido político de Exaltación de la Cruz, Amadeo Goñi encabezaría su lista de candidatos a concejales en las elecciones de 1983, que consagraron como Intendente al radical Adalberto Aner. Como edil de la oposición impulsó numerosos proyectos, muchos de ellos gestados contando con la colaboración de su sobrina Estela, para entonces empleada de la Municipalidad y por quien evidenció siempre un particular cariño.
Tras su paso por el Concejo Deliberante no cejó en su empeño de promover o acompañar cuanta iniciativa de bien común demandaba una comunidad a cuya prosperidad contribuyó entusiasta y eficazmente. Es probable que su entrega en tal sentido le haya hecho postergar otros posibles proyectos de orden personal, como constituir su propia familia. Lo compensó con el inmenso amor que le profesó su madre, que indudablemente fue mutuo. Amor el de doña Justina que enraizado en el ancestral matriarcado vasco, quizás no consintió compartir con otra mujer por la que Amadeo hubiera podido renunciar a su soltería.
Pero Amadeo Goñi no murió célibe; sus nupcias las contrajo con su pueblo, Los Cardales. Sigue viviendo aquí.

EL JARDÍN 902

El Jardín de Infantes Nº 902 de Los Cardales fue creado en 1975, contando inicialmente con una única maestra, Cristina Ponce de León. Funcionaba en dos aulas cedidas por la Escuela Nº 11, hasta que en 1983 –por la expansión de la escuela primaria– debió trasladarse. Quien era entonces su directora, Elba García, buscó infructuosamente un lugar idóneo al que hacerlo, mientras que durante la forzada transición se llegó a utilizar de manera precaria el local de la Delegación Municipal.
La situación era verdaderamente crítica, hasta que un día Amadeo Goñi se presentó con el contrato de locación de la propiedad de Alejandro Palópoli situada en la calle Pueyrredón, entre 25 de Mayo y 9 de Julio, en la que habría de funcionar.
El contrato lo había firmado el propio Amadeo, donando para el pago de los alquileres el importe de sus dietas como concejal.
En fecha reciente y por elección popular, se le impuso al Jardín el nombre de “Amadeo Goñi”

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

GUARDIA URBANA

Comentarios

  1. Ana Claudia dice:

    Hola gente linda de Exaltación de la cruz. Soy Claudia de Flores uruguay, quiero comunicarme con Elba García de Gaborín. Alguien la conoce? Hay manera de comunicarme con ella? Gracias Claudia