La Semana Ya

Para Arce el crimen de Rosana está vinculado con la droga

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

jose-arce
[nota exclusiva desde la cárcel de Campana]
A dos años del crimen de Rosana Galliano, charlamos con el viudo José Arce, que se sigue defendiendo y confía en los pedidos de los abogados sobre la nulidad del proceso para poder recuperar su libertad. Esta vez el imputado le apunta a «la mafia de la droga».

José Arce lleva nueve meses preso acusado por el crimen de su esposa Rosana Galliano. Luego de atravesar los más estrictos controles de seguridad, accedimos al amplio salón donde los detenidos reciben sus visitas. Allí se vive un clima casi recreativo, donde en cada mesa se instalan los familiares de los privados de su libertad para compartir desayuno, almuerzo y conversación. El jueves fue un día especialmente caluroso y los pocos ventiladores de techo no eran suficientes para aliviar el agobio. Los presos que no reciben visitas, sin embargo, son los encargados de ir a buscar al solicitado. Son francamente solícitos y nadie podría pensar que están allí purgando una condena.
José Arce apareció con una amplia sonrisa, un bolso y varias carpetas. Nos saludó con efusividad, la que suelen manifestar los que no reciben demasiadas visitas. Hace gala de la verborrea de siempre, incluso la que lo hizo exponerse innecesariamente. Agradece nuestra presencia y nosotros la charla que vendrá.
Arce abre el diálogo con una sospecha: Cree que la causa «tiene vinculaciones con la droga, que lamentablemente Rosana había permitido en su entorno, ya que algunos de quienes la visitaban consumían estupefacientes y podrían haber dejado un vuelto». No quiere hablar más y dice que se conocerán datos relevantes que «darán vuelta la causa», fruto de una investigación privada que está concluyendo.
Otro dato que menciona con énfasis es un detalle de la causa que pocos conocen. El día del crimen un ciudadano boliviano, Epifanio Cuita Mayón, quien transitaba por la calle La Patria, al llegar al cruce con la calle Caramba, a escasos metros de la casa donde muriera Rosana Galliano, vio pasar a su lado corriendo a un individuo. Pero la fiscalía lo localizó y realizó dos ruedas de reconocimiento, un año después. En ningún caso pudo reconocer a nadie y el argumento que esgrimió fue por demás contundente. Dijo Mayón: «Si hubieran hecho esta rueda hace un año, uno o dos días después, quizás podría reconocer a alguien, pero transcurrido tanto tiempo y teniendo en cuento la fracción de tiempo que lo tuve frente a mí, me resulta imposible cualquier aseveración». El detalle saliente es que en la segunda rueda de reconocimiento, entre los cuatro individuos que colocaron frente al testigo estaba Gabriel Leguizamón. Vale recordar que Leguizamón está imputado como autor material de los disparos que terminaron con la vida de la joven Rosana.
Por otra parte, José Arce destaca algunos puntos de llamativa irregularidad en la causa llevada adelante por el Fiscal Pernici. Dice Arce: «El pullover que se encontró en la zona no era mío, y los testigos se contradicen en ese punto. En la escena del crimen había una mesa con tres platos y tres vasos, cuando en realidad sólo estaban mi mujer y su hermana Mónica». Y entonces se pregunta ¿Para quién más estaba servida la mesa? Y agrega: «Los peritos ensuciaron la escena, ya que tocaron vasos y la botella de cerveza». Hacen hincapié también en un acontecimiento ocurrido un tiempo antes del crimen, cuando la pareja ya estaba separada. Dice Arce: «Hay testigos de la Subcomisaría de Parada Robles, que vinieron llamados por mi mujer, porque me denunciaba por agresión. Cuando los policías vinieron con Rosana, quien aseguraba que esos moretones en el cuello fueron producidos por mí en un intento de ahorcamiento, pude demostrar que se trataba de un ‘chupón’ que le habría propinado el Yanqui González o cualquier otro de sus amantes». Infiere y se interroga sobre «¿Cómo es posible que el Yanqui González, cuando se lo indagó apenas unos pocas horas después del hecho, afirmara que Arce entre muchas otras armas tenía una pistola 11,25, si el fiscal lo puso frente a una mesa llena de armas entremezcladas con las indicadas por él y no supo reconocer ninguna?»
Sobre la causa dijo «que la Excelentísima Cámara de Apelación y Garantía en lo Penal del Departamento Judicial de Zárate Campana, integrada sólo por dos de los tres jueces designados, el Doctor Ortenzi y la doctora María Pía Leiro, no contradijeron lo actuado por la jueza de Garantía doctora Graciela Cione y no hicieron lugar a la petición» .Y agrega: «La causa ahora está en Casación, que es un Tribunal técnico que se basa sólo en las pruebas y achica el margen subjetivo del ‘sano razonamiento’ que algunos jueces suelen aplicar dentro de un amplio abanico que deja expuestos a más de un inocente» Nos contó, por otra parte, «que una remisera de la zona, que también hacía tareas domésticas en su casa de El Remanso, relató que un día, mientras realizaba su labor vio al Yanqui González aspirar una sustancia blanca de un pequeño plato de café, sin saber qué cosa era aquello».
Entre mate y mate José Arce nos contó el robo sufrido por su madre en la quinta Las Dulzuras de Pilar, hecho acontecido un día antes de cumplirse dos años de la muerte de su esposa. «Robaron 80.000 pesos y un arma de puño, dejando una escopeta 12/70 de gran valor» . Luego destaca que según le contó su madre por teléfono «los ladrones la amenazaban y hablaban de una venganza respecto al crimen de Rosana, pero que considera esto como argumentos de poca monta». Sin embargo mencionó como «Crónica» describió la noticia diciendo»que las armas robadas no estaban registradas en el RENAR, cuando la realidad es que el arma hurtada fue una sola».
En la parte final de la charla, cuando le preguntamos cómo había recordado el aniversario de la muerte de Rosana, Arce se quebró y entre lágrimas dijo: «Era mi esposa, me dio lo mejor que tengo: mis dos preciosos hijos y no soy hombre de reproches o quejas, pero quiero saber quiénes fueron los autores del crimen de mi mujer»

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

GUARDIA URBANA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>