La Semana Ya

Ordenanzas que no se cumplen

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

DIOGENES OPINALa interpretación de las normas es el juego que elegimos jugar. Toda ley, decreto u ordenanza está sujeta a determinada apreciación relativa al sujeto y su exegesis. Es aquí donde la hermenéutica hace su entrada triunfal.

Días atrás, un comunicado en el sitio oficial del Municipio informaba, en relación a las remiserías, que “no podrán estacionar en las inmediaciones de la agencia, ni en su frente, más de tres vehículos correspondientes a la misma”, descartando la exclusividad comercial de estacionamiento erróneamente legitimado por uso y costumbre.

Los seres humanos, como animales racionales y subjetivos, ejercemos valoraciones y manipulaciones de los hechos estrictamente particulares. Así como los entes controladores advierten sobre la mal interpretación de la norma, pecan de ingenuos al focalizar el aviso en solo un punto de la ordenanza 16/93, desestimando artículos igual de importantes y relevantes.

En notas anteriores detallamos irregularidades presentadas por agencias de remises, en contraposición a lo expresado en la norma:

La ordenanza municipal Nº 016/93, sancionada en agosto de 1993, indica en su art. 14 que “Los automóviles para ser habilitados, deberán reunir las siguientes condiciones:

a)  Ser de carrocería tipo sedán cuatro (4) puertas con capacidad de transporte máxima de cuatro (4) pasajeros.

b)  La antigüedad de los modelos no podrá ser superior a los 10 años. Esta restricción regirá a partir del 1 de Enero de 1995. Hasta tanto se admitirá una antigüedad máxima, al 1 de enero de cada año, de 15 años.

c)  Poseer los elementos de seguridad que exigen las normas de tránsito vigentes.

d)  Tapizado de cuero, material plástico o similar, que no absorba la humedad y permita conservarlo en perfecta condiciones de higiene como también proceder a su desinfección. La pintura no podrá ser similar al color utilizado por los coches taxímetros.

e)  En el respaldo del asiento delantero, en forma visible para el pasajero, deberá llevar un tarjetero transparente de 0.20 por 0.20 con la tarifa en caracteres no menores a 2 cm. con el nombre de la agencia a que pertenece, el de la compañía aseguradora y número de póliza como así también los datos identificatorios del vehículo y conductor”.

Claramente, gran cantidad de faltas aún persisten a pesar de la existencia de un marco normativo, dejando en evidencia una ausencia de controles y su respectiva actualización.

Es curioso plantearse y hurgar qué intereses se esconden detrás de la manipulación y la interpretación de las normas, ya que elegir un artículo en particular de la ordenanza para recordar su aplicación, demuestra el desinterés de los puntos restantes quitando el foco de la cuestión de fondo.

¿Por qué se puntualiza en economizar los espacios de estacionamientos y se deja de lado la exigencia de los puntos b) y e) mencionados que hacen a la seguridad e integridad del pasajero? ¿Por qué seguimos permitiendo el manejo arbitrario de las tarifas tan disímiles dentro del mismo Partido, cuando según el punto IV del artículo Nº23, el Poder Ejecutivo debería tener conocimiento del mismo?

Es digno de recordar que las campañas entraron en su etapa final en vísperas de elecciones, solo se espera que este tipo de medidas sea el inicio de un cambio y de aplicación total de las normas y no un mero intento de manipulación, artilugio necesario de la propaganda política.

Por: Diógenes.

 

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

Noticias que llegan, información que queda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>