La Semana Ya

Nuevos tiempos, nuevos…

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

DIOGENES OPINA“Es así, se está poniendo fea la cosa”, me comenta un vecino mientras mira, sentado en un banco de plaza, las puertas del bar Di Yorio. Sus palabras, así como toda la charla tienen una nostalgia, esa que traen los nuevos tiempos, los cambios radicales.

Sería exagerado decir que los exaltacrucences viven en el pánico, pero gran parte de la población, se ha visto obligada a tomar los recaudos necesarios para evitar ser una nueva víctima de la ola delictiva que inquieta al partido.

Días atrás, numerosos robos alertaron y sorprendieron a la comunidad. Dos mujeres, en la zona de cinco esquinas, fueron interceptadas por dos sujetos en moto exigiendo que se les entreguen las pertenecías, al tiempo que exhibían una arma de fuego.

La nostalgia que mencioné en las palabras del vecino no es casual. El robo a Di Yorio lo intranquiliza y siente que está perdiendo la paz y la seguridad, “uno de los baluartes que siempre tuvimos en el pueblo”. El bar también sufrió en carne propia la inseguridad cuando delincuentes armados irrumpieron a la hora del cierre, consumando el hecho y escapando a toda velocidad en una motocicleta.

El modus operandi es el mismo que en el caso anterior y que se repite en otros delitos recientes. Motos, jóvenes y armas. La impunidad con la que se manejan los delincuentes denota cierta libertad a la hora de planificar sus hechos. Cuentan con la ventaja de perderse entre caminos rurales, escondites y la cercanía de los accesos.

Según confirmaron fuentes policiales, en los últimos días al cierre de esta edición, se produjeron siete detenciones que son parte de materia investigativa y serían, en un %90, los autores de los hechos perpetrados en Cardales, Capilla, Gaynor y zonas rurales que, según informan, podrían tener cierto vinculo.

En materia de seguridad, parece ser que los organismos se vieron desbordados ante los intempestivos y espontáneos ataques. Según trascendió, una de las victimas recientes luego de ser asaltada, realizó numerosos llamado a la comisaria en Cardales para informar del hecho, recibiendo como respuesta el tono telefónico de “ocupado”. Con la adrenalina y los nervios a flor de piel, se dirigió personalmente a realizar la denuncia y al llegar al establecimiento, solo encontró a un efectivo en un “llamado personal” utilizando una vía para comunicación de la comunidad.

Asimismo, otra fuente informó que varias cámaras de seguridad se encuentran sin funcionar desde hace tiempo debido a la falta de mantenimiento, imposibilitando, claro está, cualquier atisbo de identificación de delincuentes.

En la misma línea, fuentes oficiales en materia de seguridad, desmintieron esas versiones asegurando que, particularmente la que se encuentra apostada en la plaza de Cardales, no presenta problemas, aunque se reconoce que “puede haber un número mínimo” de cámaras sin funcionar.

Con certeza podemos afirmar que los delitos que antes percibíamos como esporádicos y “al voleo”, paulatinamente se están presentando con mayor frecuencia y libertad, obligando a comercios a cerrar más temprano, evitar volver a casa muy tarde o circular por las calles sin compañía.

Es menester que cada ciudadano informe sobre hechos delictivos para poder alertar a organismos policiales y de seguridad, fomentando la práctica de prevención, del mismo modo, es obligación y responsabilidad de las autoridades gubernamentales, ponerle un freno a la impunidad que reina en todos los niveles, despojándose de connivencias, amistades y arreglos, focalizando sus esfuerzos en garantizar la seguridad y el bienestar de sus ciudadanos, cumpliendo con el fin último para el que fueron electos.

Por Diogenes

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

Noticias que llegan, información que queda

3 Responses to Nuevos tiempos, nuevos…

  1. Mariela abril 25, 2013 at 6:34 pm

    ¿Y si la mayoría de los asaltos se produce de esta manera, cómo puede ser que uno se canse de ver circular motos o ciclomotores sin patente, con conductores sin casco o manejadas por menores de edad (y en la mayoría de los casos, se dan estas 3 cosas juntas)? Me parece que están faltando demasiados controles en varios aspectos, que hacen que cada vez sea un poco más peligroso e inseguro este lugar maravilloso.

  2. vivian roldan abril 30, 2013 at 12:23 pm

    lo que no se
    dijo,es que despues de robar en di yorio y con toda la policia en la plaza,los chorros unos pibitos con una motito fueron tranquilamente a robar en el kiosco de mi sobrino Fernando de trapaga,lo golpearon y con total impunidad le llevaron todo el dinero de la caja y la policia dando vuelta por la plaza en vez de buscarlos …yo pase por el kiosco con mi auto y los vi pero no me di cuenta que estaban robando,si se movian un poco lo hubiesen agarrado.
    al otro dia rompen los vidrio de Lagouarde los vecinos ven movientos raros y llaman a la policia ,vienen con la sirena alertando a los malvivientes que se esconden atras de la palmera ?? y no los ven y se van
    cuando se van rompen el vidrio y le roban una computadora,vuelven a llamar los vecinos,esta vez a la guardia urbana que lo detiene.
    Que pasa con la policia?? la guardia municipal es bastante responzable,tienen que invertir en ello y el intendente ponerse las pilas,Cardales si se quiere es facil de controlar !!

  3. ANONIMO mayo 11, 2013 at 5:50 pm

    Los ladrones del gobierno dan ese mal ejemplo, porque si ellos afanan como afanan y son totalmente impunes,porque no podemos robar algo nosotros tambien? pienso que diran los chorros de aca.
    EL MAL EJEMPLO CUNDE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>