La Semana Ya

NILDA MILEO: Señora de nuestros cantares

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

[X ANIVERSARIO]
La palabra, ese maravilloso don concedido por Dios a los hombres, se ha hecho presente desde siempre a través de sus múltiples formas: la charla con amigos, el relato de una historia familiar, el imperativo de una orden, la posibilidad de expresar la exactitud de un axioma, la brevedad sincera y afectiva del saludo, el mensaje trascendente que encierra el poema, el cuento o la novela.

Todas estas manifestaciones  humanas de la comunicación se plasman también, con características singulares, en el arte de escribir.

Aquí, en  Los Cardales, la buena palabra ha estado presente desde sus comienzos en las voces de muchos de sus hijos inspirados. Entre ellos, Nilda Mileo  ocupa el lugar más destacado. Se inició desde muy joven en el mágico mundo de las palabras estimulada por una familia con genuino apego a la cultura y en la cual los valores de  libertad, solidaridad, decencia y honradez estaban profundamente arraigados.

Nilda es quien primero le ha cantado a nuestro querido pueblo, con versos inolvidables:

MILEO“Callecitas de mi pueblo

con sus nubes pasajeras en un infinito cielo.

Callecitas de mi pueblo

apacibles y calladas

en un silencio sin tiempo”

Este poema pertenece a su primer libro Cielo azul…Campo dormido que fuera prologado por Fernán Félix de Amador y editado por Amigos de las Letras, la Artes y las Ciencias, en 1952.

Su trayectoria literaria incluye cuatro libros más,  entre los cuales merece destacarse Che, Buenos Aires, de editorial El Cardo, donde Nilda da rienda suelta a su fuerte identidad desde el primer poema titulado, Mensaje:

“¿Sabés ciudad

que yo nací

paisana

y que soy portadora de un mensaje?

de la pampa

que en ti se enorgullece

y que constantemente crece y la abarca…

¡Vente ciudad!

viste pollera campesina

ponte falda  de pasto

¡Quítate el calzado de cemento!

¡Extiéndete en la pampa que te llama!

¡Hazte un poco paisana!

Si somos hijas de la misma madre:

Si las dos nos llamamos:

¡BUENOSAIRES!

                                     

Siguiendo con este camino de palabras y emociones, escribe  en la plenitud de su madurez: Pasó una paloma Herida, quizás su libro más recordado y valorado, del cual Roberto Lynch expresa en el prólogo: “La ternura, la armonía que anda por estas páginas responde a fuentes decantadas por arduas búsquedas y desorientaciones”. Y más adelante observa: “Pegada al paisaje anda siempre la ternura- esa ternura tan ausente en la poesía actual- sin estridencias, sin acumulación de palabras inútiles”.

También China Zorrilla confiesa en La Nación y otros medios radiales y televisivos que descubrir este libro de Nilda fue para ella  milagroso y que, a partir de ese momento, el poema que da título a la obra, fue su preferido para recitar en  múltiples presentaciones.

 

“¡Pobre, pobre la

Paloma!

¡Pobre , pobre el

cazador!

¿Qué sabe sobre el

amor

quien apunta a una

Paloma?

Es mejor ser el

herido

y no ser el

heridor.”

“Yo vi una paloma herida”

y me duele el cazador.”

Nos sorprende en el mismo trabajo con esa “artesanía milagrera” que es la copla, tan presente en el corazón libre y esperanzado del pueblo.

“Mi corazón coplero

se enamora

al escuchar el canto del jilguero”

                

“La copla de mi boca

pasa a tu boca

como el vino bebido

en la misma copa”

                      

“Artesano, con tu arte

puedes llegar,

como la copa al labio

si es popular”                   

Releer a Nilda es inundarnos el corazón y el alma de esa necesaria armonía que nos da fuerzas para recuperarnos del desasosiego que, tantas veces, nos produce el tráfago de la información cotidiana.

Gracias Nilda Mileo, querida amiga, por sus inclaudicables  convicciones, por su generosidad brindada a manos llenas, por el ejemplo de vida proyectado en su valiosa familia, por habernos regalado  siempre su permanente y  contagioso estado de poesía.

 

Luis Julio Salom

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

Noticias que llegan, información que queda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>