La Semana Ya

La Rotonda del Diablo

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

“Raúl—preguntó su esposa “Nene” en la madrugada fría y lluviosa del domingo—pusiste algún pulóver en la valija. Dos—respondió Raúl con aire de prevenida satisfacción y agregó, “Y la campera de con forro de felpa”. Ella paso por detrás de él y le hizo un arrumaco de infinita ternura en la espalda. Raúl la miró con intensidad y pensó que estos días de vacaciones se los tenían bien ganados. Dijo entonces a su mujer: “Cataratas será como una segunda ‘Luna de Miel’. Nene con picardía dijo: “Nada de promesas que luego no se cumplen” Ambos rieron. Con el automóvil ya cargado emprendieron el viaje. Salieron por la avenida principal de Bragado y por la Ruta 5 llegaron a Luján. Eran las seis de la mañana. Tomaron por la Ruta provincial 6 hacía Campana para cruzar el puente Zárate Brazo Largo y tomar la Ruta 12 rumbo a Misiones. Sin embargo, el Diablo metió la cola en la infernal rotonda de Los Cardales y los sueños de “Nene” y Raúl quedaron truncos.

Ver nota sobre el accidente en el siguiente link: http://lasemanaya.com/la-rotonda-de-la-muerte/

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

Noticias que llegan, información que queda

One Response to La Rotonda del Diablo

  1. Gustavo julio 19, 2010 at 11:26 pm

    Tuve la suerte de conocer a Nené y a Raúl, eran dos seres maravillosos y cuesta creer a todo el grupo de amigos que los adorábamos y que los vamos a seguir adorándolos, que con un simple llamado del Intendente a Vialidad ó al Concesionario de la Ruta 6 se podría haber mejorado la señalización vial y evitar la absurda muerte de dos personas excelentes, de dos padres espectaculares, honestos y llenos de luz, cuantas personas más tendrán que fallecer en la rotonda de Los Cardales, para que el Intendente baje a la Tierra y ponga manos en el asunto??? Tres hijos (Ezequiel, Vicky y Belén) y un grupo infinito de amigos lloramos estas dos muertes absurdas y perfectamente evitables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>