La Semana Ya

La democracia que debemos conseguir

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

Hace ya sesenta años, pocos después de finalizada la segunda Guerra Mundial y cuando Europa intentaba levantarse de sus ruinas, un conocido pensador francés se preguntó si acaso la democracia solo tenía como propósito hacer que la ciudadanía sufragara una vez cada tanto. Vale decir que su pregunta apuntaba a verificar si solo el voto era la esencia misma del sistema democrático. Y claro esta que su pensamiento no se conformaba con esta opción sino, por el contrario, estimaba que la participación ciudadana en la vida pública era la garantía necesaria para el funcionamiento y control de las instituciones.
Retrocediendo mucho más atrás en el tiempo, Sócrates, filósofo de Grecia, cuna de la democracia, bebió cicuta (veneno con el que se mataba a los condenados) ante una falsa acusación y condena, porque sostuvo, “Que todos los ciudadanos atenienses deben estar bajo las ordenes jurídicas”. Prefirió aceptar una injusticia para demostrar que una sociedad solo puede desarrollarse si cada uno acata las leyes.
Los tres poderes del estado, independientes entre sí, según la doctrina, pero no absolutamente independientes como parece creerse, sino como órganos de control mutuo para evitar el avasallamiento o atropello de uno sobre los otros. Esto en cualquier sistema democrático.
En estos días de efervescencia democrática con la participación activa de la ciudadanía, reclamando en cada marcha por trabajo, remuneración acorde, leyes igualitarias, derechos de matrimonio para parejas del mismo sexo, derechos de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo o jóvenes reclamando por infraestructura decorosa para el ámbito educativo. Haciéndose oír para que las leyes aprobadas por los representantes del pueblo se cumplan y dejen de prevalecer chicanas leguleyas con el solo propósito de enmarañar y entorpecer. Aquí y ahora, en nuestro país todo se discute. Se lo puede hacer porque el sistema que hemos elegido para la conducción de nuestro destino común nos da el derecho y lo usufructuamos porque ejercitamos la libertad y no se impide que nadie la ejerza. Los que solo quieren nuestro voto cada dos años y ninguna otra cosa ya no nos representan. Sarna con gusto no pica y nos mojaremos el traste si queremos el pescado. Los que quieren encorsetarnos y sacan a relucir a sus voceros serviles cometen el error de sostener sin argumentos. Toman lo insustancial y pretenden convertirlo en lo esencial. Escarban en la basura para ver qué encuentran. Deberían buscar en sus propios excrementos y comprobar la fetidez propia. Nosotros, ciudadanos con derechos y deberes, queremos saber y no le atribuimos a este gobierno ni a ningún otro la potestad de otorgarnos lo que nos hemos ganado por derecho propio. Queremos saber quienes fueron los padres legítimos de los hijos que hoy están bajo la tutela de la señora Ernestina Herrera de Noble cuya causa habita los húmedos y oscuros rincones de los pasillos judiciales desde hace diez años. Queremos saber cómo fue adquirido el paquete accionario de Papel Prensa S.A. acallado durante treinta y cuatro años. Queremos saber, porqué, si el Congreso Nacional aprobó la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, esta se traba en los despachos mágicos de jueces que creen haber adquirido la facultad de hacer salir conejos de la galera, aún habiendo sido advertidos sobre su inadecuado comportamiento. Nuestra necesidad de saber crecerá en la medida que la democracia nos entrene adecuadamente. Ya iremos detrás de otros saberes. Ya pasaremos el peine fino por los ámbitos donde se ejecutan las ideas para asegurarnos que todas las cartas estén sobre la mesa. En definitiva, seguiremos preguntando y queriendo saber.

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

Noticias que llegan, información que queda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>