La Semana Ya

Inseguridad

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

Qué propósito tuvo el presidente del Concejo Deliberante de Exaltación de la Cruz al convocar a los vecinos del Partido a participar de una masiva reunión para tratar el tema de la inseguridad? Si hemos de evaluar sus resultados, habrá que concluir que se limitó a una catarsis colectiva con nulos efectos prácticos. No hacía falta generar tanto ruido por tan pocas nueces. Obviamente, que Adrián Sánchez tomara esa iniciativa fue el resultado de la machacona insistencia de la oposición sobre la necesidad de propiciar la más amplia participación ciudadana en orden a ese y otros temas. Se trata esta de una postura que aún sonando atractiva, vendría a consagrar mecanismos que nada tienen que ver con el sistema representativo de gobierno que caracteriza la institucionalidad republicana normada constitucionalmente: «El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades…» (Art. 22).
Optar por el asambleismo de raíces ácratas, como ha sido este el caso, equivale a admitir la ineptitud de quienes nos gobiernan para resolver problemas de indudable gravedad (la inseguridad lo es) y suponer que desde el «pueblo» surgirán las soluciones. Es evidente que no ha sido así, ni lo será en lo futuro si es que se insiste en tal práctica. Todo quedó reducido a una sucesión de intervenciones personales, por lo general cargadas de emotividad, de las que no se puede deducir alguna aportación concreta que merezca ser tenida en cuenta.
Como tampoco ha servido para
mucho el Foro Ciudadano local creado en aplicación de lo dispuesto por la ley provincial 12.154, fundamentada por principios que están muy bien a nivel teórico: «La seguridad es entendida como una problemática compleja. En ella convergen lo psicosocial, cultural, político y económico de los individuos y comunidades. Esto exige una transformación de las estrategias para abordar este problema, un sistema integrado que privilegie la participación comunitaria para intervenir no sólo sobre el delito, sino también sobre los factores que pueden llevar a conductas delictivas. Esto significa hablar de prevención». Pero a la hora de la verdad, el balance que se puede hacer de la actividad de este organismo que preside Alicia Babich –en representación de una entidad inexistente– y que se reúne los miércoles cada quince días, es notoriamente escaso.
Es evidente que una problemática de tal complejidad debe ser abordada por especialistas. Y que se sepa, en dicho Foro no los hay. Apenas es un conjunto de vecinos voluntariosos, equivalentes a los que en mayor número respondieron a la convocatoria formulada por el titular del Concejo, de los que todo lo que se puede esperar –en el mejor de los casos– es una aproximación a un diagnóstico que puede resultar más o menos útil en manos de profesionales que verdaderamente entiendan del tema.
Mientras esto no suceda, seguiremos escuchando altisonantes discursos de políticos cuyo rasgo común ha sido, hasta ahora, no haber sabido crear las condiciones sociales que garantizan la drástica disminución de la delincuencia. Porque bueno será recordar y recordarles, que mientras exista la miseria, la marginalidad, la injusticia, la falta de oportunidades para los más débiles, el consumismo consagrado como el más alto valor social, una educación pública deficiente y un Estado ausente de las verdaderas necesidades populares, seguiremos padeciendo altos índices de criminalidad. A tales causas, tales efectos. El resto, es tocar la guitarra.

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

Noticias que llegan, información que queda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>