La Semana Ya

Historia popular de río Luján

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

historia-by-web
Por José Eduardo Bolzán

Vida social

Río Luján también tuvo su vida social, aunque muchas veces limitada por la actividad laboral de sus pobladores. Recordemos que las tareas rurales no dejan mucho margen para la distracción, como hemos comentado en notas anteriores. Los primeros centros de reunión fueron las pulperías de Di Carlo, Coletta, De Lucia y Masseiro, y a estas las sucedieron los almacenes de Sardi, Coletta, Castilla, D´Angelo, Corradi, Mezzelani etc..
En estos centros comerciales o sus cercanías se desarrollaban las famosas carreras cuadreras, jugadas de taba, carreras de sortijas y bailes. A esto hay que sumarle las fiestas o reuniones que se realizaban en domicilios particulares, para bailar con algún músico improvisado o con una “vitrola”, o “gramófono”. Se dice que el primer gramófono que hubo en la zona perteneció a doña Felipa Olivera de Palacios, esposa de Albino Palacios, quienes vivían cerca de la pulpería de José Coletta. También las reuniones podían ser para jugar a la lotería.
En lo que respecta a las carreras de sortijas no siempre se realizaban en Río Luján, muchas veces una delegación de jugadores de Río Luján se trasladaba a Campana, Los Cardales, Capilla del Señor, Escobar, Otamendi, Chenaut, etc.. Cuando el lugar a concurrir era medianamente cerca iban a caballo, pero cuando las distancias lo ameritaban solían usar un camión para trasladar caballos y jugadores. Recuerdo en mi niñez el camión del “Pibe Gigena”, de Los Cardales, que frecuentemente hacía los traslados.
En lo concerniente a los bailes, se organizaban en casas particulares y por supuesto eran muy familiares. Además del baile había pastelitos o algún chocolate para los concurrentes. Luego comenzaron a organizar bailes las cooperadoras de las escuelas, por ejemplo la Nº 6 , cuando estaba en el campo de Pagani. La Nº 4, cuando estaba a la vera de la ruta nacional Nº 9, lo hacía en una pista de baile propia, que estaba detrás de el edificio de la escuela. Luego, cuando esta escuela se trasladó al edificio propio, por algún tiempo siguió realizando los bailes en el viejo edificio, ya que estaba mas cerca de la ruta. Después los bailes continuaron en la pista construida por Don Corniglio D´Ángelo; en esta pista, además de organizarlo la cooperadora, lo hacia también una comisión de fiestas que se llamó Unión Vecinal, que programaba también carreras de sortija.
Además tenemos que mencionar al “Club Sportivo Río Luján”, de efímera duración, que organizó carreras de sortija y campeonatos de fútbol.
Con el correr de los años, allá por la década del ´70 la directora de la Escuela Nº 4, Nicolina Cipitti de Clavel, y la comisión de la cooperadora presidida por Julio Buitencampo organizaron cenas y bailes, muy recordados por la cantidad de gente que concurría, no sólo de Río Lujan sino también de localidades vecinas.
En estas historias de la vida social riolujanense no podemos dejar de mencionar que en la segunda década del siglo pasado, en el casco de la estancia de Patricio Lynch y Pueyrredón se pasaban películas y se cobraba entrada para verlas, cuando aún Campana no tenía cine y en Buenos Aires eran escasos.
Con la llegada de la radio, sabemos que era costumbre que varios vecinos se juntaran en alguna casa simplemente para escuchar alguna audición o radionovela, como aquella que se llamó “Chispazos de Tradición”, que se emitió en la década del ´30. Años más tarde, con la llegada de la televisión pasó algo similar; los primeros televisores de la zona lo tuvieron Angelito D´Angelo y Carboni, que era un señor que tenia una parrilla sobre la Ruta 9, en la barranca de Rio Luján. Mediante un grupo electrógeno alimentaban la iluminación del local comercial y el televisor, de esta manera varias familias concurrían a ver televisión, principalmente a lo de D´Angelo, porque el otro lugar no era apto para familias.
Otras de las distracciones de la familia rural de la zona era el viaje anual que se hacia al Santuario de Luján, para cumplir con las obligaciones religiosas y que organizaban varias familias. Se contrataba un camión o un colectivo para el traslado de los promesantes. Luego de concurrir a la iglesia, en algunos de los recreos que había en Luján se comía –generalmente algunos lechones que se habían llevado para tal efecto–, se paseaba un poco por la ciudad, se recorrían los museos, se mateaba, y ya terminando el día se volvía a casa, con la tranquilidad espiritual de haber cumplido con la Virgencita.
Ya llegando a nuestros días la Sociedad de Fomento “Lomas de Río Luján” viene cumpliendo desde su fundación un papel fundamental en la vida social de la zona. En su salón de usos múltiples se realizan bailes, cenas, se celebran cumpleaños, casamientos, despedidas de soltero, reuniones políticas de diversos partidos, charlas sobre salud, seguridad, etc., y también se dictan cursos de capacitación para diversas tareas. Por otra parte, ya se han organizado con la colaboración de los artistas locales Christian Díaz y Alejandra Cruz varias peñas folklóricas, que han atraído a gran cantidad de público por la calidad y calidez de las mismas y por la esmerada atención de los fomentistas.
También Walter Mari, otro artista local ha organizado peñas folklóricas, y una comisión de reciente formación ha organizado una jineteada bastante importante.
No puedo dejar de destacar la fiesta que año a año se viene realizando en honor a la Virgen “Del Canchillo”; desde su aparición en esta zona, con la procesión, desfile gauchesco, pruebas de destreza criolla, misa de campaña, números artísticos y gastronomía tradicional, convoca a numerosas familias.
Como podemos apreciar, con condiciones muy adversas como la falta de caminos pavimentados, energía eléctrica, y otras carencias de años atrás, igual esta zona tuvo una intensa vida social y gracias a Dios, hoy con muchos de esos problemas solucionados, seguimos adelante interrelacionándonos con nuestros vecinos y las colectividades que se han sumado últimamente a nuestra zona.

La foto que ilustra esta nota, fue tomada hace 50 años, el 15 de septiembre de 1959, cuando el club “Unión Progresista” de Los Cardales cumplía 30 años, en ella vemos una delegación de corredores de sortija de Rio Lujan, entre otros están; Alberto Sanucci, Juan José Lencina, Horacio Estévez, Enrique Giles, Omar Rodríguez, Ramón Zapata, Muracca, Ollanto, Raúl Rodríguez, Antonio Rodríguez, y Estévez (padre)

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

Noticias que llegan, información que queda

One Response to Historia popular de río Luján

  1. Sergio abril 3, 2014 at 10:02 am

    Si alguien conoce a familiares de aquella familia Sardi, me gustaría contactarlos. Gracias. Yo soy hijo de Cuqui Sardi (Orlando Norberto)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>