La Semana Ya

Discursos

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

En la edición del sábado pasado de La Semana la Comisión Directiva de la Sociedad Rural de Exaltación de la Cruz, Campana y Zárate publicó una extensa nota reprobatoria de la que previamente había aparecido en esta misma sección con la firma de quien también suscribe la presente.
Aquella primera nota estuvo dedicada a la Exposición Rural celebrada en Capilla del Señor entre el 5 y el 7 de noviembre, provocando el inocultable disgusto de los integrantes de la cúpula directiva de la tradicional institución ruralista, bien que reconociendo el «derecho de Crates» a «opinar como le plazca». Muchas gracias. Resulta obvio que también lo hicieron ellos, en esta ocasión a través de este medio que tiene suficientemente acreditada su vocación de pluralidad.
No es del caso prolongar una polémica que sólo podría servir para reiterar conceptos y poco más. A veces la realidad nos exime de abundar en argumentaciones. En todo caso es de agradecer la información proporcionada por los dirigentes locales de la entidad fundada hace 144 años, durante la primera magistratura de la Nación de Bartolomé Mitre, y que ha contado con tan ilustres representantes como los tres miembros de la familia Martínez de Hoz que la presidieron en distintas épocas (incluyendo el recordado ministro del Proceso), o aristocráticos personajes como Estanislao Zeballos, Ramón Santamarina, los Anchorena, los Frers, José María Bustillo, Juan José Blaquier y otros muchos «hombres de campo» de similar prosapia.
Así hemos logrado enterarnos que en Exaltación de la Cruz, contra lo que creíamos, hay una singular cantidad de tambos «de vacas, de ovejas y de búfalos», cabañas ganaderas dedicadas a «la cría, recría e invernada» de las más prestigiosas razas bovinas y haras con los más nobles ejemplares de la especie equina (entregados todos a una «virtuosa y vigorosa competencia entre sí»). También se nos informó de la existencia hasta de criadores de ñandúes, helicicultores y piscicultores (pero aparentemente esto sucedería en Zárate y Campana, aunque no quedó muy claro). De todo eso y de mucho más expresado en la pormenorizada nota, convengamos que poco o nada se vio en la Exposición a la que inicialmente nos referimos, que de eso se trataba.
Debemos recordar que también han aludido a la «imponente presencia de la avicultura» –representando el 10 por ciento de la producción nacional de pollos parrilleros–, circunstancia que es bien conocida por los exaltacrucenses muchas veces a través del olfato, siendo una de las empresas más reconocidas Nuestra Huella S.A., en una de cuyas granjas locales suelen explotar a niños como Ezequiel Ferreyra, de seis años, fallecido para estas fechas sin que nuestra estimada Sociedad Rural dijera algo al respecto. Indudablemente es más importante rebatir las opiniones de «Crates», antes que repudiar esas infamias que

también son parte de la realidad.
Finalmente cabe citar un altruista propósito de nuestra señera institución del campo, como lo es «apoyar al CEPT 32 de Diego Gaynor y a las escuelas de educación agropecuaria de la región», como una apuesta al futuro, «a la excelencia y a la producción» (sic). Como discurso está muy bonito, pese a que sus palabras suenen un poco viejas y parecen oxidadas (parafraseando alguna expresión vertida en la nota de marras). ¿Pero en qué medida se corresponde con la realidad? No pretenderá la Sociedad Rural de Exaltación de la Cruz, Campana y Zárate atribuirse el mérito de uno de sus socios, que a título individual ha venido ofreciendo su entusiasta colaboración y esfuerzo al Centro Educativo de Diego Gaynor. En todo caso correspondería que también informara sobre sus contribuciones concretas a tan loable propósito. Por lo que consta, han sido muy escasas; no tienen relación alguna con el poder económico de quienes aportan «al fisco nacional, provincial y municipal» su ingreso más importante («lejos el mayor aporte al PBI regional»), pese a su necesidad de contar con «hombres y mujeres del campo» capacitados, con «mejores y mayores conocimientos».
Será una gratísima sorpresa descubrir que los discursos son coherentes con los hechos.

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

Noticias que llegan, información que queda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>