La Semana Ya

Chizza, un nuevo concepto en gastronomía

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page


[Los Cardales – Exaltación de la Cruz]
El rincón de esta semana lo ubicamos en Los Cardales. Es «Chizza», un restaurante ya reconocido como uno de los mejores de la zona norte y que supone un nuevo concepto en gastronomía. Combina una casona vieja ambientada a gusto y estilo de sus dueños, con sabores exquisitos preparados por el chef, quien asegura que además de esencias e ingredientes tienen sus platos la cuota de amor y creatividad de quien ama lo que hace.

Con una cálida bienvenida nos invita a pasar Franco Malacisa, chef y dueño de «Chizza». La armonía ni bien ingresamos nos atrapa, desde la iluminación, la música, las mesas un poco más grandes de lo habitual, la fina cristalería, servilletas de algodón, cuadros en todas las paredes, un cálido hogar y a la vista una generosa vinoteca.
Franco –chef– y su esposa Cecilia –sommeliere– llevan adelante este restaurante desde hace más de tres años; y nos cuentan como llegaron a Los Cardales, sus experiencias en otros países y un poco más.
-¿Qué los llevó a abrir las puertas de Chizza acá en Los Cardales y en esta hermosa casa?
Franco Malacisa: -En realidad durante todo lo que fue mi infancia viví acá, teníamos con mi familia una quinta en el Barrio San Jorge. Antes de partir a Moscú pasé a saludar a mi viejo por un negocio que tenia en ese entonces, y un señor que allí se encontraba, me dijo que si estaba buscando algo para comprar él tenía algo para mostrarme. Me trajo hasta la esquina, desde donde ví esta casa y le dije que sí, que la quería. Obviamente ya sabía lo que quería hacer. En dos años y medio remodelamos la casa como nos gustaba.
-¿Cómo te jugaste a invertir en un lugar, no sabíendo mucho sobre su posible mercado? -Con la experiencia aprendí que a un negocio no tiene porqué estar en el ojo del huracán para que funcione. Yo creo que si tenés un buen producto para ofrecer, no importa la ubicación, que la gente se acerca. Tarda mucho más, por supuesto, porque hay que hacerse conocer primero. Yo no estoy en una calle principal ni en un lugar donde haya mucho flujo de gente; es más, esta calle se asfaltó recién hace dos años. Pero confié en lo que venía haciendo, cocinaba muy bien y tenía la esperanza de que íbamos a lograrlo. ¡Y acá estamos!!
-¿Cuáles eran las expectativas por entonces?
Vivir de lo que nos gusta hacer, estar en un lugar donde sentirnos tranquilos, poder criar a nuestros hijos. Y la ambición está, y es buena, porque es la que te mueve a seguir mejorando. Fue así que cambiamos los manteles, los cubiertos, las copas… Aspiramos a que el cliente siempre que vuelva encuentre algo nuevo. Y en lo personal, ser bueno en lo mío es mi objetivo cada día.
-¿En qué otros lugares trabajaste en gastrononía?
-Inauguré para otros dueños un par de restaurantes en Buenos Aires, hice Las Leñas, acá hice Hyatt, Caesar Park, luego el Llao Llao en Bariloche, y de ahí decidí viajar por Europa.
-¿Qué nos podés contar acerca de tus viajes?
Visité varios países, siempre trabajando en la cocina. Nos fuimos hace quince años con mi esposa, éramos novios por entonces. Empecé por Italia, conocí varios lugares en ese país; me crucé a Gales, volví a Italia, luego a Escocia. Después tuve oportunidad en Francia, pero no me sentí cómodo trabajando ahí, no me encontraba bien con el idioma, con las costumbres, y más viniendo de una ciudad tan cosmopolita como lo es Londres, donde se acepta cualquier cosa. Tienen un estilo diferente, se come de forma diferente, es como volver a Italia después de estar en Oriente, utilizando variedades de esencias y se lo querés ofrecer a un italiano, que no sale del tomate, ajo, aceite de oliva y la pasta… o que a un gaucho de La Pampa le quieran ofrecer fondue…
-¿Y cómo es eso de que armaste un restaurante en Chelyabinsk, en Siberia?
-Si, pero no era propio mío, eran sociedades. Trabajaba con gente de negocios, de mucha plata, donde por contrato teníamos un lugar que era casino, discoteca, hotel y restaurante, todo en un solo lugar.
-Basado en tu sólida experiencia que nos podes decir de esta tendencia, que hay de abrir restaurantes porque sí y que duren menos de un año.
-A ver, no es nada fácil ganar plata con un restaurante. Hay gente que cree que porque vendes un plato a 50 pesos, le ganas 50 pesos; y no es así, le ganas 3 pesos… y a veces perdés, porque administrar la comida y dar un servicio es complicado.
-¿Qué es lo que más te gusta del pueblo de Los Cardales y que crees que le falta?
-Me encanta la paz que hay, me gusta su ubicación… todo me gusta. Por ahí creo que estaría bueno para mi rubro que hubiese un incentivo turístico, un atractivo. Me encantaría que Cardales fuera un destino gastronómico.
-Por último… ¿qué significa Chizza?
-Es una deformación de mi apellido, yo soy Malacisa. Y una vez se lo escuché a mi mamá decírselo a mi viejo y me gustó. No era la idea original ya que pensábamos ponerle Mosto Winebar, pero ya lo tenía registrado el Hilton. Así que quedó Chizza.

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

Noticias que llegan, información que queda

2 Responses to Chizza, un nuevo concepto en gastronomía

  1. Claudio junio 30, 2010 at 9:04 am

    Lejos lo mejor de zona Norte,,,

  2. Mari junio 16, 2011 at 8:15 pm

    El mejor Chef Argentino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>