Ad
Ad
Ad
Categoría

Información general

Categoría

Lo reconoció el titular de la dirección de Tránsito, Marcelo Antonini. El funcionario afirmó que no se registraron choques sobre la Ruta 39 desde que opera ese sistema. Ya están instalados los nuevos equipos, que controlarán las luces bajas obligatorias y el paso sobre mano contraria.

El director de Tránsito del municipio de Exaltación de la Cruz confirmó esta semana que no se registraron nuevos accidentes sobre la Ruta 39 a la altura de Pavón desde que funcionan los radares que controlan la velocidad máxima.

Los aparatos fueron instalados en ese sector de Pavón luego que se produjeran varias colisiones, la mayoría de ellas por exceso de velocidad, a pesar que el tramo de ruta está señalizado y la velocidad máxima permitida es de 60 kilómetros en la hora.

Inclusive el municipio intentó antes dos alternativas: La primera fue la instalación de dos lomas de burro que virtualmente eran “ignoradas” por aquellos conductores con camionetas o autos con buen despeje, mientras que la segunda opción fue la colocación de reductores de velocidad refractarios.

Para el caso de las lomas de burro no sólo fueron ineficaces, sino que además se sumó un problema de competencia, dado que la Provincia no autoriza la colocación de este tipo de reductores sobre sus rutas. En torno a los reductores plásticos, el paso de camiones los fue deteriorando.

Así, el municipio encontró como alternativa la colocación de dos cámaras que funcionan con un sensor, de tal forma que un cinemómetro tome una lectura cada vez que un auto pasa por ese sitio, sancionando a quienes superen los 60 kilómetros en la hora.

Los equipos tienen un déficit que ahora será subsanado: Muchos automovilistas esquivan el sensor cruzándose a la mano contraria, en una maniobra temeraria que pone en riesgo la vida propia y de quienes viajan en el sentido contrario.

Para eso el municipio acordó con la Provincia la colocación de nuevas cámaras, que ya están instaladas. Los equipos controlarán a quienes se crucen a la mano contraria, a la vez que aplicarán multas para los que conduzcan con las luces apagadas.

 

Siempre las motos

 

En otro orden, pero en torno a la cuestión del trabajo de la oficina de Tránsito, una vez más Marcelo Antonini cargó contra algunos conductores de motocicletas, que circulan no sólo de manera peligrosa, sino que lo hacen sin cumplir con los requisitos de Ley.

“Las motos siguen siendo un problema, porque inclusive muchas motos que sacamos de circulación, y que se devuelven sin autorización para circular, vuelven a salir a la calle”, reconoció Antonini, asegurando que son varios los casos de esta naturaleza.

Incluso el funcionario afirmó que hay personas sancionadas por faltas graves, que son encontradas manejando a pesar que pesa sobre ellos el impedimento de hacerlo: “Nos estamos encontrando con gente que tiene retenido el registro por falta grave, y manejaron igual”, remarcó.

Finalmente, y como lo hace en cada entrevista, Marcelo Antonini reiteró que los motociclistas deben usar casco y no transportar niños en los rodados, particularmente pequeños que viajan en brazos de sus familiares, dado que resulta altamente peligroso.