La Semana Ya

Caso Manzanares: Denuncian penalmente al fiscal Quiroga

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page
Foto: Ana Laura Mussi y Mariano Mussi,

Foto: Ana Laura Mussi y Mariano Mussi,

Familiares de la mujer que fue encontrada muerta en una pileta de Los Cardales recusaron al fiscal que instruye la causa. Lo acusan por el posible delito de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”. Sospechan que intentó distraer la investigación y facilitar la eliminación de pruebas de un hipotético crimen.
Familiares de María Cristina Manzanares cargaron duramente contra el fiscal Camilo Quiroga, al denunciarlo penalmente y pedir su recusación, entendiendo que hay elementos suficientes para creer que desvió la investigación.
Se trata de la causa iniciada por el hallazgo de una mujer muerta, en febrero de 2014, en una pileta de Los Cardales, en una finca ubicada en la calle Entre Ríos de esa localidad, y cuyo deceso sigue siendo un misterio, al menos para la justicia.
Desde un primer momento los allegados a la víctima cuestionaron el trabajo de Quiroga, pero nunca cargaron contra el fiscal. Finalmente, y luego de un año de espera, la familia decidió no esperar más.
En ese marco procedieron a tomar dos decisiones centrales: Cambiar de estudio jurídico y denunciar penalmente al fiscal Quiroga del posible delito de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”.
Sumado a ello y en un escrito presentado ante el Ministerio Público bonaerense, recusaron a Quiroga al entender que durante la investigación permitió que se perdieran y dañaran pruebas que hubieran servido para dilucidar el caso.
La denuncia penal contra el fiscal lleva la firma de los abogados de Ana Laura Musi y Mariano Reynaldo Mussi, hijos de María Cristina Manzanares, quienes cuestionan la labor del fiscal durante el desarrollo de la investigación.
En tal sentido denunciaron a Quiroga por “no haber protegido las pruebas y la escena de los hechos violentos que produjeran el fallecimiento de María Cristina Manzanares ocurrido el pasado 01 de Febrero de 2014”. Además, se acusó al fiscal por “parcialidad, mal desempeño y privación y retardo de justicia”.
Incluso los hijos de la víctima solicitaron la apertura de un sumario al ayudante del fiscal, José Luis Aguado, al entender que colaboró en la pérdida de las pruebas y en las acciones tendientes a no esclarecer el hecho.

 

El hecho

María Cristina Manzanares fue encontrada muerta, el 27 de enero de 2014, en una pileta de una quinta ubicada en la calle Entre Ríos de Los Cardales, donde rentaba un pequeño departamento en el que vivía.
La vivienda se ubicaba en la parte posterior de un predio mayor, y la pileta ocupaba casi el centro del terreno, cuyo perímetro estaba protegido y nunca fue violado, tal como figuraría en la causa.
El cuerpo de la víctima fue descubierto por el dueño de la finca, que divisó “algo azul” en la pileta mientras desayunaba. Al acercarse al sitio, detectó el cadáver de la mujer, que flotaba boca abajo.
Manzanares presentaba numerosas lesiones, pero las marcas no llamaron la atención de los investigadores, y los causales del fallecimiento fueron determinados como “muerte por asfixia por inmersión”.
Incluso en los días posteriores al hecho, el dueño de la finca concretó una serie de podas y arreglos que alteraron la escena del supuesto crimen, minimizando las posibilidades de conocer la mecánica del ataque, si es que lo hubo. A un año de este hecho no hay detenidos, procesados o sospechosos.

Sin explicación

A entender de los hijos de la víctima, existen numerosos puntos de la investigación que no fueron atendidos por el fiscal Camilo Quiroga, sin que estas omisiones tengan explicación alguna.
En primer término los familiares aseguran que el cuerpo de la víctima poseía “gran cantidad de lesiones visibles y notorias”, comparadas a las que tendría una persona que se traba en lucha con otra.
También afirman que la mujer “poseía marcas evidentes de arrastre y de haber utilizado su cuerpo para defenderse”, y que tales marcas constan en la causa y fueron referidas por los peritos forenses.
Entre las lesiones destacan una “contuso frontal en el cuero cabelludo”, capaz de provocar el desvanecimiento de la víctima, a lo que se suman “escoriaciones en el glúteo provocadas por arrastre”, e idénticas lesiones en el brazo y el antebrazo.
Además, María Cristina Manzanares tenía rasgada la remera, “como si la prenda hubiera sido tironeada empleando la fuerza, y se encontraba sin ropa interior”, a lo que se le suma una gran cantidad de pasto debajo de la remera, situación que hace pensar que el cuerpo fue arrastrado hasta ser arrojado a la piscina.

Charla y dudas

Sumado a estos elementos, los familiares de la víctima cuestionaron una charla que el ayudante del fiscal, José Luis Aguado, mantuvo durante 40 minutos a solas con el dueño de la finca donde se encontró el cuerpo, sin dar explicaciones a los familiares sobre los alcances de esa reunión.
También se le objeta a Quiroga no haber realizado una pericia médica a los dueños de la casa donde apareció muerta María Cristina Manzanares: Ambos tenían marcas en sus brazos, compatibles con una lucha, pero no interesaron al fiscal.
Sumado a ello se le permitió al dueño del lugar concretar numerosas modificaciones en la escena del crimen, incluso cambiando parte del piso donde habría sido arrastrada la mujer y hasta vaciando la pileta donde se encontró el cuerpo.
Hay más: Quiroga no cuestionó que el dueño de la casa cambiara los muebles de la vivienda principal, incluso un placard donde se encontraron los anteojos de la mujer muerta, sin que ello haya despertado sospecha alguna al fiscal.
Quizá como detalle mayor de este papelón judicial hay que citar el curioso periplo de un juego de llaves de la casa donde vivía la víctima: Fueron encontradas en un galpón de propiedad de uno de los sospechados, pero tal situación no fue atendida por Quiroga.
Finalmente se denuncia que tales circunstancias “fueron omitidas deliberadamente por el señor fiscal”, y hubieran permitido llevar adelante la investigación como un homicidio, y no como una muerte dudosa.

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

Noticias que llegan, información que queda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>