La Semana Ya

Banco Provincia de Capilla: Una falta de respeto

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

La entidad está desbordada por la afluencia de clientes y vecinos. Sin embargo, no se dispone de más personal. Hay colas de varias horas y falta personal que oriente a los usuarios. Por la demanda, no alcanzan siquiera las sillas para sentarse. A eso se le suma la natural demanda de baños, como consecuencia de la espera. Los empleados hacen todo lo que pueden, y más, pero no alcanza.

Banco Provincia de Capilla: Una falta de respeto

Banco Provincia de Capilla: Una falta de respeto

La sucursal Capilla del Señor del Banco Provincia de Buenos Aires se convirtió en el monumento a la falta de respeto a usuarios, tanto clientes como no clientes, a partir del desborde que presenta esa entidad bancaria.

Es que, por motivos que se desconocen, cientos de vecinos coincidieron durante esta semana en trámites en esa sucursal, lo que puso en evidencia la falta de recurso humano, y organizativo, para atender ese volumen de gente.

Ante esa realidad, cada mañana comienza con una cola en la puerta del banco para retirar número, en compañía de los clientes de la entidad, que esperan ingresar para llegar a la “caja de clientes”, sin necesidad de número pero si de orden.

Al momento de la apertura de puertas, una marea humana se vuelca al turnero con el objetivo de conseguir el preciado número. Luego, la lucha continúa por alcanzar una silla, que no son pocas, pero que no alcanzan para todos.

Hasta hace aproximadamente un mes, personal de seguridad se ocupaba de organizar la demanda, pero por motivos que se desconocen, el guardia ya no está y la gente debe instaurar su propio orden.

Ya en el interior, comienza la espera que, según la categoría de “clientes” o “no clientes”, puede demandar varias horas y poner los pelos de punta a cualquiera, generando incendios ante la mínima fricción.

Quizá el problema no es la falta de cajas, sino de cajeros: Durante la semana pasada sólo dos personas atendían por ventanilla, uno para clientes y otro para los cientos de vecinos que se acercan cotidianamente a cumplir con sus obligaciones.

Con cuatro box para cajas, una posibilidad es que la gerencia destine más personal para esta área, lo que ayudaría en mucho al humor de los usuarios del servicio del Banco Provincia.

Apelando a una regla de tres simple, si cada trámite demanda como mínimo y en promedio unos 3 minutos, y teniendo en cuenta que en ocasiones son más de 200 las personas que pasan por las cajas, la espera alcanza las 10 horas.

Está claro que no todas las personas se quedan a esperar su número y desisten en el intento. También está claro que cuando no hay clientes, los dos cajeros se abocan a la atención en general, pero eso no logra mitigar el golpe.

La situación debería ser un llamado de atención a la gerencia y, en caso de no poder resolver el problema, a quien tenga autoridad suficiente para tomar cartas definitivas en el asunto.

 

Baños

 

La situación de las demoras en la sucursal Capilla del Señor del Banco Provincia disparó otra problemática que, curiosamente, llegó el martes a la sesión del Concejo Deliberante: La falta de baños.

Es que muchas personas, inclusive abuelos, pasan no menos de una hora esperando ser atendidos, lo que hace que en ocasiones requieran del uso de un baño, inexistente para el público en general.

En ese contexto los locales comerciales que funcionan en la zona suelen ser “receptivos” de esta demanda, pero no siempre resulta sencillo hacer uso de instalaciones que están reservadas a los clientes. Los más afortunados apelan a un café. Otros, simplemente se aguantan.

Así, y en el ámbito del HCD, se presentó esta semana un proyecto para analizar la posibilidad de habilitar baños públicos para este caso en especial, o encontrar el camino para una solución.

El tema pasó a comisión y se discutirá el martes próximo, pero resulta a la vista inaplicable que el municipio se haga cargo de una solución que compete a la Provincia, a través de su banca pública.

Las críticas que se vuelcan en esta nota no apuntan a los empleados de la entidad, sino por el contrario. En varias oportunidades hacen un esfuerzo notable para atender una excesiva cantidad de clientes, situación que visiblemente los supera.

Es por eso que más cajeros, más personal y mejor organización en la atención al público son las herramientas que el banco tiene a mano y que harían más fácil la vida bancaria de los vecinos de Capilla del Señor. El resto, son solo parches para sostener una situación que es, claramente, una falta de respeto a los usuarios.

Registro de Propiedad Intelectual Nro 485785 Ley 11.723

Todos los derechos reservados. Si se utilizan contenidos de esta publicación habrá que mencionar la fuente.

Noticias que llegan, información que queda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>