Ad
Ad
Ad
Autor

La Semana

Explorar

Juan Carlos Cándido es el presidente del partido, pero ya habría una lista preparada para dar batalla. La encabezaría el ex concejal de la UCR Hugo Gigena.

 

La Unión Cívica Radical de Exaltación de la Cruz se prepara para renovar las autoridades partidarias y para ello lanzó la convocatoria a presentar listas para las internas que se celebrarán el próximo domingo 28 de octubre, en el tradicional local de Capilla del Señor.

El plazo de presentación de listas vence un mes antes, es decir el 28 de septiembre, y por ahora la expectativa está puesta en la actual presidencia, que conduce Juan Carlos Cándido, quien iría por la reelección y un nuevo mandato al frente de los “boina blanca”.

Sin embargo, en las últimas horas corrió el rumor de una segunda boleta, que podría presentarse en los próximos días y que tiene como referente al ex concejal de la UCR Hugo Gigena, quien intentaría arrebatarle la conducción a Cándido en esos comicios.

Hay más: Ese rumor indica que Gigena tiene “una lista armada” con los nombres de los hombres y mujeres que lo acompañarán, incluso que varios de ellos son caras conocidas en la sociedad local y en el partido, y que ahora decidieron retomar la actividad política.

La elección del próximo 28 de octubre, desde las 8 de la mañana y hasta las 18, en el comité ubicado en Hipólito Irigoyen 679. El objetivo es cubrir los cargos de presidente del partido, vicepresidente, secretario general, tesorero, además de la designación de ocho vocales titulares, cuatro suplentes, a lo que se le suma un Convencional titular y su suplente.

Tal como se indica en los párrafos anteriores, la fecha límite de presentación de listas será el 28 de septiembre hasta las 24 de ese día, y deberá hacerse ante la Junta Electoral local, que estará a cargo de todo el proceso, a partir de las facultades que le otorga la carta orgánica de la UCR.

Tras perderse algunas fechas del arranque del campeonato argentino, ha conseguido grandes resultados en las últimas fechas y quiere repetir el título del año pasado. Además, busca su primer triunfo en el Gran Premio Nacional.

 

A los 78 años, Pedro Sarri sigue acumulando galardones y su presente deportivo es más dulce que nunca. Es que el experimentado piloto local es el actual campeón argentino de la disciplina GPA automovilismo de regularidad y tras un inicio de año con interrupciones, viene en alza y con el objetivo de repetir.

“Estoy realmente bien. Hice un paréntesis al principio del año porque me iba a operar (finalmente lo postergó) pero ahora estoy a full”, le contó a La Semana, pocas semanas después de haberse coronado en la vuelta de Azul y recién llegado de Uruguay, donde participó del Premio “Centenario”.

En 2017, Sarri se consagró campeón argentino ganando todas las carreras del calendario, pero aún tiene una deuda pendiente y es la de ganar el Gran Premio Histórico Nacional, al que denomina como “el objetivo máximo de todos los que hacemos esto”.

Como arrancó el certamen más tarde que los demás, Pedro dio algo de ventaja y por eso marcha 2° en el campeonato, pero se tiene toda la fe para conseguir el bicampeonato. “Creo que voy a repuntar. Quedan tres carreras y me tengo toda la fe. Mi rival es duro, corre con un profesional, pero me parece que le gano”, arriesgó.

La próxima competencia está pautada para el 26 de este mes y serán los 500 kilómetros de Arrecifes, en octubre llegará el Gran Premio Histórico y el año culminará con la tradicional vuelta de la provincia de Buenos Aires.

Más allá de la posibilidad de repetir la coronación, la gran meta de Sarri pasa por la posibilidad de celebrar la demorada victoria en el Gran Premio, que este año tendrá una extensión acotada debido a los problemas económicos del país. “La carrera tendrá 2160 kilómetros, pero casi 2000 kilómetros menos, una etapa menos y no habrá día de descanso. Igual, es el Gran Premio y todos lo queremos ganar”, precisó. Y tiró: “estoy esperanzado en que se pueda lograr la victoria porque andamos bien”.

En el campeonato nacional, Sarri, que es navegado por Alberto Cotella, compite con su coupe Ford modelo 1938 pero también tiene un Peugeot y un Falcon, con los que participa en otras pruebas. “Pero la coupe es la coupe. Es un sentimiento y este año el ACA la uso para la promoción del Gran Premio, es un gran orgullo para mí”, remarcó.

Tras la charla con La Semana, Sarri partía rumbo a Mendoza para “buscar fierros para la coupe”. Y cree que esa dedicación es uno de los secretos del éxito: “entre carrera y carrera no le hago mucho, solo lo repasamos. El taller lo tengo atrás de mi casa, es mi consultorio psiquiátrico y cuando se complica más allá de mi alcance, lo llamo a Alberto que es mecánico”.

El presidente del HCD se expresó a favor de la “habitabilidad del proyecto”. Se trata de 1400 lotes, del emprendedor Eduardo Helguera. Hay 50 familias afectadas, porque el desarrollador no hizo obras de infraestructura.

 

El presidente del Concejo Deliberante Raúl Sancho volvió a insistir con el reclamo por Molino Blanco, el proyecto inmobiliario de Eduardo Helguera que espera el visto bueno del municipio para que los vecinos puedan empezar a construir.

La idea de Sancho es que se apruebe una ordenanza que establezca la “habitabilidad del proyecto y destrabar así la posibilidad de que los vecinos puedan empezar a construir”, a pesar que algunos ya lo están haciendo, aún sin el visto bueno del municipio. Así lo reconoció Sancho: Hay una situación de hecho, que están construyendo, y hay otra de derecho, que es que no pueden construir”.

“Hay una procesión de vecinos que desde hace 4 años están de oficina en oficina para estar dentro de la ley”, contó Sancho, quien afirmó que “los vecinos ya están de acuerdo con Cepral por el tendido de la luz, pero necesitan que desde el municipio de el visto bueno”.

Así, según detalló el presidente del Concejo Deliberante, “se trabajó en armar una ordenanza que brinda las herramientas para que se pueda destrabar el tema, dado que hay cincuenta vecinos que están esperando una solución definitiva”.

 

Problema viejo

 

La historia de Molino Blanco no es nueva, y se remonta al inicio del proyecto, en 1976, cuando el desarrollador Eduardo Helguera puso en venta 1400 lotes de un campo contiguo a la Ruta 8, cuando la zona era netamente rural y el conurbano estaba a decenas de kilómetros.

Con precios accesibles y muchas cuotas, vecinos de la región e incluso de Capital compraron en Molino Blanco para hacer su casa de fin de semana, mientras que otros lo hicieron pensando en radicarse de manera definitiva en el lugar.

Sin embargo, los compradores no contemplaron que el desarrollador obvió un detalle: No hizo obras de infraestructura y no tramitó la llegada de los servicios, evitándose así numerosos costos que hubieran encarecido mucho más el valor de cada lote de Molino Blanco.

Con el paso del tiempo la presión vecinal creció y se le endosó al municipio el problema de infraestructura. Así, los compradores salieron a reclamar a la comuna las obras que no hizo Helguera, que sigue mirando la película como un espectador, sin desembolsar un peso y esperando que los impuestos de todos le resuelvan el problema.

Señor Director

Soy Contadora de la Fábrica de Sidra que se encuentra ubicada en la Ruta 6, casi en la intersección con la Ruta 8 (Km 176 para ser exactos). Con el afán de poner en orden la empresa, reinicie los trámites para obtener la habilitación definitiva de la misma en marzo de 2017, trámite que se había abandonado por cansancio (Literal de boca de los dueños. Creo necesario aclarar que la empresa funciona en el distrito desde el año 1998, fecha en que se iniciaron los mismos).

A partir de ese momento comenzó mi periplo de idas y venidas con la documentación que me pidieron que aportara. (entre ella una póliza de Seguro Ambiental que le significo a la empresa una erogación de $ 125.548,24 monto que se abonó en un solo pago a exigencia del municipio para que no se venciera la solicitud del trámite). Así llego diciembre fecha en que logramos que nos hicieran la última inspección que hizo su aprobación a fin de cerrar el circuito.

Por supuesto paso enero (vacaciones para todo el mundo) y a fines de ese mes logre que se acordaran de nosotros y ahí me liquidaron el monto de la Tasa a abonar para obtener el tan ansiado trofeo.

Cuando me indicaron el monto del sellado (la suma módica era de $ 119.200.-), pregunte de qué manera se podía abonar y por supuesto me dijeron que podía pagarlo en 4 cheques (0,30,60 y 90 días) o bien con un plan de pagos a 12 meses. Creo que no es necesario explicar que para fines de enero en una fábrica que elabora sidra, no es el mejor momento para erogar esa cantidad de dinero que encima no teníamos presupuestada.

Por supuesto, como era de esperar, me dejaron bien en claro que si quería la habilitación YA, lo único que servía era el pago YA, porque si lo pagaba diferido, hasta que no estuviera acreditado el último pago, no nos la daban.

¡Logré convencer a sus dueños de poner cada billete y, oh sorpresa! Se dieron cuenta ahora que no nos pueden dar la habilitación porque no hay zonificación. Traducción: nos cobraron algo que no nos pueden dar.

Creo también necesario comentarles que la empresa erogo durante el año 2017 solamente la cantidad de $ 204.521,27 en concepto de tasa de seguridad e higiene.

Considero también pertinente dejar aclarado que el ÚNICO permiso que no hemos conseguido, es la habilitación municipal, ya que contamos con absolutamente TODAS las demás autorizaciones que se necesitan para producir, a saber, OPDS, SERONAR, ADA, etc.

Saquen vuestras propias conclusiones.

Marcela Ullrich

Contadora