Ad
Ad
Ad
Información general

Turismo: Presente y futuro en Exaltación de la Cruz

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

(Por el licienciado Roberto Simonetti, director de Turismo)

La actual crisis económica afecta a todos los sectores, y la actividad turística no estuvo ajena a este proceso. El alza descontrolada de los precios de bienes, servicios y tarifas, sumado a la inflación desmedida, tasas de interés exorbitantes que hacen inviable cualquier plan de inversión. La presión fiscal y el incremento del costo de vida por un lado, y por el otro los salarios que se deprecian día a día restando poder adquisitivo, dieron como resultado el ajuste de los presupuestos personales, que debieron efectuar recortes drásticos en todo aquello considerado no esencial.

Así fue como para una gran mayoría de argentinos, el esparcimiento, las ansiadas vacaciones y las habituales salidas con amigos o en familia se transformaron en un lujo, y para muchos otros, en solo una quimera.

El destino turístico Exaltación de la Cruz se nutre fundamentalmente de las salidas cortas o escapadas, y fueron justamente estas actividades las que más se vieron afectadas dando como resultado la concentración de las vacaciones por más días, menos veces al año y en destinos más lejanos, desbalanceando el habitual flujo de visitantes nacionales que recibimos a largo del año. En este contexto, los emprendedores turísticos locales han debido adaptar sus estructuras de costos y replantear sus estrategias de comercialización, a fin afrontar las actuales condiciones para permanecer vigentes en el mercado.

Por otro lado, aquellos emprendimientos locales que se orientan al visitante extranjero, que se podría suponer son beneficiados con un tipo de cambio tan alto, también enfrentan escenarios difíciles ya que la inflación galopante y el alza de precios internos comprometen sus economías, sin poder trasladar esos incrementos a su tarifa final.

A estas condiciones tan desfavorables de la economía actual debemos agregar que la cuasi licuación del Estado en sus competencias y responsabilidades empeoró el cuadro de situación. La decisión de desjerarquizar las áreas gubernamentales del orden nacional y provincial del turismo -otrora Ministerio Nacional y Secretaría Provincial, transformadas actualmente en solo Secretaría y Subsecretaría respectivamente- en mi opinión es un claro mensaje político de desvalorización hacia el sector turístico.

Como consecuencia de esta reducción de jerarquías, los presupuestos fueron dramáticamente reducidos, restándoles capacidad de acción a estos organismos fundamentales para el desarrollo, el ordenamiento y la promoción de la actividad turística a nivel interno y también en el posicionamiento de Argentina en el mercado internacional. A pesar de lo expuesto debo reconocer y valorar altamente el compromiso de los equipos técnicos y políticos que conforman estos organismos, quienes, a pesar de las restricciones impuestas, renuevan día a día sus esfuerzos para acompañar a destinos turísticos como el nuestro.

Pero a pesar de la actual coyuntura, podemos afirmar que Exaltación de la Cruz se mantiene vigente el mercado turístico por varios factores. El primero, y tal vez de los más importantes, es la notable fuerza emprendedora que caracteriza a muchos de los prestadores locales que, permanentemente, buscan nuevos nichos en la demanda, desarrollan productos innovadores, confían en el destino turístico e incorporan creatividad en la comercialización. Por otro lado, los nuevos proyectos que se suman a la actividad turística actual, colaboran ciertamente en la diversificación de nuestra oferta, evidenciando a la vez la potencialidad turística que aún estos pagos reservan para el inversor.

En este contexto, la Dirección de Turismo de la Municipalidad de Exaltación de la Cruz ha redoblado las acciones de  promoción y difusión de nuestra oferta a través de todos los recursos disponibles, como así también propiciando capacitaciones, incursiones en nuevos escenarios del mercado y fomentando alianzas estratégicas entre privados y el sector público.

Por último, considero que la firme convicción sostenida a través del tiempo de la actividad turística, debe desarrollarse de manera firme pero coherente a medida que la demanda lo requiera y escuchando las nuevas tendencias del mercado. Esto dio como resultado que no hayamos alentado el sobredimensionamiento de la oferta local ni que nuestra propuesta se haya atado a un solo producto turístico, garantizando así la sustentabilidad del sector, sobre todo en momentos como los actuales.

El Turismo como herramienta de desarrollo debe ser sustentable en el tiempo, en sintonía con las tendencias del mercado y respetando el entorno. Incitar otros caminos sería devastador. A nuestro alrededor sobran ejemplos de destinos que, escuchando cantos de sirenas, aceleraron vertiginosa y descontroladamente el desarrollo de su oferta hasta casi el infinito dando como resultado la degradación cultural y económica de esos escenarios por el exceso de explotación al haber agotado sus recursos. En otros casos, haber implantado la actividad turística por la fuerza, sin conocer las características de una comunidad ni respetar la idiosincrasia local, produjeron tensiones sociales innecesarias que atentan contra la convivencia armónica del turista con el lugareño.

Evidentemente el avance del Turismo en Exaltación de la Cruz, como en el resto de los destinos de Argentina, dependerá fundamentalmente de un nuevo escenario nacional en el que se implementen políticas orientadas a estabilizar nuestra economía y retomar el camino de la previsibilidad.

Soy consciente que no será una tarea fácil ni mágica habida cuenta del actual grado de deterioro. Fortalecer el mercado interno recuperando el poder adquisitivo de los asalariados y garantizando sustentabilidad y desarrollo a empresarios, comerciantes y emprendedores. Medidas que generen confianza y esperanza, que estimulen oportunidades de inversión con herramientas financieras accesibles junto a reglas económicas y cambiarias estables es prioritario. Lo dicho se refiere al orden nacional, al marco general en que se desarrolla la actividad turística, pero a nivel local el desafío también existe.

Si bien ya hemos alcanzado el rango de destino turístico consolidado, queda aún mucho más por hacer en este nuevo escenario por venir. El ordenamiento de la oferta será fundamental a la hora de competir con otros destinos. La incorporación de herramientas tecnológicas orientadas a la promoción del turismo forma parte de nuestra agenda al igual que la capacitación. El estímulo al desarrollo de nuevos productos turísticos y la promoción de los existentes. Consensuar un calendario de fiestas y eventos a fin de combatir la estacionalidad de nuestra oferta de fiestas y eventos, será prioritario. Y toda propuesta que genere recursos a nivel local y trabajo genuino será atendida.

En definitiva, que el Turismo sea una herramienta válida para el desarrollo local y que el Turismo sea para Todos.

Escribe un comentario