Ad
Ad
Ad
Deportes

Una pasión sobre dos ruedas

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

 

A los 61 años, Roberto Gómez es el actual campeón argentino de Scratch y le sigue dando rienda suelta a su pasión en todo el país. Mientras prepara la defensa de su corona, en este 2018 ganó 11 de las 18 carreras en la que participó.

 

La pasión, en ningún ámbito, no sabe de edades ni del paso del tiempo. Hay múltiples ejemplos de ello y la historia del capillero Roberto Gómez sirva claramente para avalar esa frase.

A los 61 años, el experimentado pedalista local aun transita las rutas y pistas de todo el país y lo hace además con un nivel notable, que lo coloca como uno de los mejores de su categoría en el país.

Gómez, que llegó a Capilla cuando solo contaba con 3 años y luego de pasar por Corrientes y San Luís, volvió al pago en 2014, es el actual campeón argentino de Scratch y subcampeón Panamericano de Velocidad y mientras espera por la defensa de esos lauros, en este 2018 ha ganado 11 de 18 competencias en una seguidilla espectacular.

“Cuando era chico andaba bien y hasta los 18 años competí en Juveniles clasifiqué a un Argentino en mi último año de Juvenil pero no pude participar porque cumplí años antes del torneo y no pude ir porque estaba pasado”, le contó Roberto a La Semana. A los 19 decidió mudarse a Corrientes y dejar de correr pero un puñado de años después la pasión por las dos ruedas lo empujó a seguir la campaña de su hijo Raúl.

“Mi hijo empezó a correr a los 4 años y lo hizo hasta los 17, cuando se consagró campeón Argentino Juvenil y subcampeón Binacional en Chile, pero se decidió a dejar para dedicarse al estudio”, precisó. “Dejé de correr en el 96 para acompañarlo y lo hice hasta el 2008. Recorriendo prácticamente todo el país”, sumó

De todos modos, siguió ejerciendo como titular de una Asociación Ciclista en San Luís, fue miembro de la Comisión Nacional de Ciclismo Infanto-Juvenil y es comisario deportivo.

 

La vuelta

 

En 2014, un amigo le pidió una rueda para correr el Argentino en Junín y Roberto lo fue a ver y alentar. Fue la chispa que reencendió la pasión y lo devolvió a las pistas.

“Le dije que 2015 lo iba a usar para adelgazar y en 2016 íbamos a correr el Argentino juntos y así fue. En 2015 entrené a muerte y en enero de 2016 comencé a correr con vistas al Argentino que se hizo en Mar del Plata y en el que gané una medalla de bronce”, relató Gómez.

De cara al certamen nacional del año pasado la preparación fue aún más intensa y los resultados mejores. Es que el 14 de septiembre, el día de la fiesta patronal de nuestro distrito, se coronó campeón Argentino de Scratch, una prueba en pelotón por final, y sumó bronce en los 500 metros.

“Yo con eso estaba, pero a la semana viajamos al Panamericano de San Juan, donde hicimos plata en Velocidad, que es lo que más me gusta, también gané dos bronces: en los 500 metros y en Velocidad Olímpica”, señaló el crédito local. Este año, Roberto defenderá esos logros en el Argentino que se hará en octubre en Junín y el Panamericano que se llevará a cabo en Santiago de Chile.

Con el objetivo central de llegar bien a esas citas, se entrena de manera más que exigente en nuestra ciudad (especialmente en la ruta a Zárate) y en San Francisco, córdoba, a donde viaja cada 15 días por motivos particulares. Todo ese trabajo rinde en resultados ya que, desde el 17 de marzo hasta la fecha, participó de 18 carreras y ganó 11.

Escribe un comentario