Ad
Ad
Ad
Politica

Finalmente, Susana Aguilar tomó licencia y asume Martín Roveda

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

La concejal de Cambiemos solicitó licencia por 45 días. Debía asumir la radical Paola Cándido, pero se excusó vía Carta Documento, ya que está viviendo fuera de la provincia de Buenos Aires. Finalmente se hará cargo de la banca el odontólogo Martín Roveda, que integraba la lista de Cambiemos en la elección pasada.

 

Tal como lo adelantó La Semana, se confirmó el martes el pedido de licencia por 45 días de la concejal Susana Aguilar, quien decidió tomar distancia del HCD luego de una serie de episodios registrados en el recinto, a propósito del tratamiento de un Proyecto de Declaración sobre el tema docente.

Susana Aguilar envió el martes un pedido formal a la presidencia del Concejo Deliberante, argumentando las razones de su solicitud y dejando la puerta abierta para la designación de su reemplazo, que debía recaer sobre la radical Paola Cándido.

Sin embargo, la UCR se perdió la posibilidad de sentar al menos de manera temporal un boina blanca en el recinto: Paola Cándido decidió mudarse al sur por cuestiones laborales, y no tiene previsto regresar al menos hasta fin de año.

Así, vía Carta Documento, la mujer avisó que no podrá reemplazar a Susana Aguilar, por lo tanto la búsqueda continuó hacia abajo en la lista, convocando al médico Martín Roveda, quien finalmente será el encargado de ocupar esa banca.

“Nos comunicamos con Paola, que mandó una Carta Documento pidiendo licencia x que está viviendo en el sur, con lo que finalmente correspondía convocar a Martín Roveda”, reconoció esta semana el presidente del Concejo Deliberante, y jefe de Cambiemos, Raúl Sancho.

Alejando cualquier sospecha de alejamiento entre ambos, Sancho sostuvo esta semana que “Martín es una gran persona, quien conozco a través de Susana (Aguilar), y la verdad es que he creado una muy buena relación con él. Es un gran referente de Los Cardales”.

 

Licencia temporal

 

El pedido de licencia de la concejal de Cambiemos Susana Aguilar guarda razones con los episodios de la última sesión abierta, en la que se pretendió tratar un proyecto de comunicación de Unidad Ciudadana, que derivó en un escándalo.

Se trataba de un pedido de repudio por parte del cuerpo a la decisión de Vidal de modificar el esquema de Orientadores Escolares de las escuelas públicas, tema que finalmente no prosperó, porque los concejales de Cambiemos no acompañaron, sumado a una abstención del Frente Renovador, en la banca de Pablo Módena.

Con el recinto plagado de dirigentes gremiales, docentes y militantes, la sesión terminó a los gritos y hasta con un escupitajo, que terminó dando en la ropa de una de las concejales que, curiosamente, había votado a favor del pedido de repudio.

Con ese mar de fondo Aguilar tomó licencia y lo hizo saber por nota. “Motiva la solicitud mi profunda decepción después de haber participado de la sesión del HCD del 3 de julio”, arranca la misiva presentada el pasado martes.

El fundamento esgrimido por Aguilar fue “el nivel de agresión puesto de manifiesto por algunos concurrentes y colegas docentes, que lejos de acceder a un diálogo civilizado y constructivo llegaron a la violencia verbal como queda registrado en los videos”.

“Deseo pedirles que recapaciten, pensando que más allá de las diferencias políticas y conceptuales que podamos tener, el sentido común, el respeto por el otro y el abordaje de una solución equitativa es a lo que debemos apuntar para lograr los consensos necesarios”, remarcó Aguilar.

Por su parte, desde la presidencia del HCD pero sobre todo desde la conducción del bloque, Raúl Sancho consideró que “ella hace bien si en algún momento y por algún tema no se siente cómoda, lo entiendo perfectamente. Está en todo su derecho. Esto va con la personalidad de cada uno. Sabemos que no nos toca una tarea nada fácil. Está bien que, si ella lo siente, se tome un descanso temporal”.

Escribe un comentario